Central Geotérmica San Jacinto - Tizate

DESCRIPCIÓN Y UBICACIÓN

La Central Geotérmica San Jacinto-Tizate se encuentra en el noroeste de Nicaragua, en la comarca de San Jacinto, municipio de Telica, a 20 km de la ciudad de León. El área de concesión geotérmica es de 40 km2 y fue desarrollada bajo un acuerdo de concesión de explotación entre Polaris Energy Nicaragua (PENSA) y el Ministerio de Energía y Minas (MEM) firmado en 2001, con una vigencia de 30 años. Así mismo, se suscribió una licencia de generación en el año 2003, que permite la generación de 72 MW netos del proyecto por un período de 30 años.

La legislación nicaragüense establece que los proyectos de generación eléctrica deben obtener un permiso ambiental ante el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARENA). La emisión del permiso requiere de la elaboración de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA). El primer EIA fue presentado en el año 2003 y MARENA autorizó el Permiso Ambiental en septiembre de ese mismo año, para la generación de 66 MW de energía. Posteriormente, MARENA emitió un nuevo Permiso Ambiental para la “Reconversión tecnológica en San Jacinto-Tizate, para la Generación de 72 MW de Energía Eléctrica”, con el fin de sustituir turbogeneradores MCT de 26.1 MW por dos (2) Turbinas de Condensación de vapor marca Fuji de 38.5 MW cada una.

La Central Geotérmica San Jacinto-Tizate fue vista con el potencial de generar impacto socioeconómico positivo, debido a la generación de empleo, la generación de electricidad y el impacto ambiental positivo a través de su contribución a la mitigación del cambio climático.

La Central está conectada al Sistema Nacional de Transmisión a través de una línea de transmisión de 138 kV, que conecta con la subestación eléctrica de León, así como la subestación eléctrica Santa Bárbara.

MARCO GEOLÓGICO

La Central Geotérmica San Jacinto-Tizate se encuentra en la Cordillera de los Marribios, la cual es una cadena de montañas volcánicas que incluye varios volcanes jóvenes activos, que se encuentra al noroeste de Nicaragua. Al igual que prácticamente todos los principales volcanes de Centroamérica, los volcanes de Nicaragua fueron creados por la subducción placas tectónicas (la placa de Cocos) bajo otra (la placa del Caribe), cerca de la costa del Pacífico de América Central.

Los volcanes del occidente de Nicaragua se caracterizan por estar ubicados dentro de la “Depresión de Nicaragua”, a diferencia de sus pares centroamericanos, esta depresión es una importante característica topográfica y tectónica que se extiende desde el occidente de Nicaragua y se evidencia en el Lago de Managua, el Lago de Nicaragua y otras zonas bajas. La depresión se ha interpretado como un medio-graben (una zona de hundimiento estructural o fosa tectónica) que está delimitado en su lado suroeste por fallas inclinación pronunciada.

Las rocas expuestas en la superficie en las proximidades del campo de San Jacinto-Tizate consisten en depósitos de los volcanes de la zona. La interpretación de las rocas del subsuelo provenientes de recortes de perforación en los pozos de San Jacinto-Tizate indican que las unidades del subsuelo de roca (a una profundidad de unos 2.000 metros) también son predominantemente de origen volcánico (principalmente de composición andesítica y basáltica), rocas piroclásticas (tobas y brechas de diferente textura y composición), y los sedimentos que son presumiblemente de origen vulcanogénico (es decir, material volcánico depositado y reelaborado en la sub aérea o en los lagos).